LA CONFEDERACIÓN

LA CONFEDERACION DE JUBILADOS DE LA
ARGENTINA Y SU INCIDENCIA EN EL MUNDO

La Confederación de Jubilados, Retirados, Pensionados y Adultos Mayores del país, creada en 1948, es la primera en su tipo y de 3er. Grado que cobro vida en todo el mundo. Con sus 72 años años de existencia, es decana y rectora en las luchas que se desarrollan, en todas las naciones, por una mejor calidad de vida de la franja etárea y de las poblaciones, en general.

Nuestro país estuvo presente, a través de las delegaciones de dirigentes designados, encabezados por su presidente ejecutivo, Carlos Valle, en todos los últimos encuentros internacionales, como el 1º. Congreso Mundial de Jubilados (desarrollado en Brasilia), el de organizaciones sociales de adultos mayores e intergubernamental de seguridad social (llevado a cabo en Montevideo) y el de la Red Continental de Adultos Mayores (realizado en Panamá).

Todos ellos contaron con representantes de América Latina, el Caribe, España e Italia. En el de Panamá, estuvo presente, asimismo, Inglaterra, con la participación de la fundación Help Age, a través de James Blackburn y María Isabel Rivera, quienes actúan en forma permanente, en nuestra región. Anteriormente, en la capital brasileña, lo habían hecho Estados Unidos, Francia y el Congo.

 

Cuando no se pensaba aún, en el mundo, una organización de tercer grado de jubilados, retirados y pensionados, un grupo importante de personalidades del ámbito, del cual rescatamos los nombres de Pedro Y. Urrutia, Pedro Facio, Juan Llanos y Teodoro Mösler, en representación de docentes; jubilados de Obras Sanitarias de la Nación; jubilados públicos y de comercio, en general, además de ferroviarios y bancarios, no solo fundaron la primera Confederación de Jubilados del mundo, sino que, a la propia organización de la institución, sumaron la ímproba gestión de dar vida, en la Ciudad de Buenos Aires y desde allí en todo el país, decenas de centros, asociaciones y clubes de jubilados, que, a su vez, se fueron nucleando en Federaciones; Organismos de segundo grado que mas de medio siglo después, en el vasto territorio argentino, excederían el número de 200.

En cuanto al número de Centros, cuyo germen fue la propia Confederación, aunque ya hubiese, a su creación, entidades de primer grado y algunas de segundo, se estima que alcanzan al día de hoy entre 600 y 800, en la Capital Federal, en tanto que, en toda la Argentina ascienden a las 8.000 organizaciones de primer grado, siendo la provincia de Buenos Aires, por su dimensión demográfica y extensión, la que alberga alrededor del 40% de ese número, además de vivir allí alrededor de tres de los seis millones de jubilados de ANSeS, a los que se agregan los del Instituto Provincial de Seguridad Social y otros de leyes especiales.

En 72 años de vida confederal, que va de la Presidencia General de Pedro Urrutia, a la actual de Carlos Valle, adquirieron particular relieve una serie de titulares que pasaron por el cargo con singular jerarquía, entre los que se recuerda siempre a Juan Maggiore, Eduardo Salazar, Julio César Trungellito, José Felipe Palacios y, también, a José Iusef, Manuel Cristóbal Olivera y José Carlos Vilches, anterior Presidente. resulta insoslayable la presencia de nuestros representantes.

LA REPERCUSIÓN DE LA ACTUACIÓN CONFEDERAL
A NIVEL MUNDIAL.

Cabe poner de relieve que en el Congreso Mundial, fue la Argentina el único país en ser invitado a ocupar la tribuna en ambas jornadas. En la primera de ellas, Valle disertó sobre la crisis global y el modelo argentino. Previo a la clausura, fue orador de fondo y abordó la situación de los jubilados -en el mundo- y las políticas en materia de previsión social y la calidad de vida de los jubilados y adultos mayores en la argentina. Todo esto fue informado, además, en las distintas reuniones internacionales. En el caso de panamá, también planteó Valle como mandato expreso confederal, la preocupación de los Adultos Mayores por la presencia en el Atlántico Sur de un arsenal nuclear británico. Todo el plenario se hizo eco de la demanda, por el retiro de esa base militar en virtud de la grave amenaza que constituye, para la paz en la región.

En todos los eventos desarrollados se calificó de “rectora la presencia y la palabra confederal argentina, por liderar las luchas, los reclamos y las propuestas, en el mundo entero, con una conducta íntegra y coherencia, a través del tiempo”.

LOS PRIMEROS AÑOS DE LA CONFEDERACION GENERAL
DE JUBILADOS.

Cuando no se pensaba aún, en el mundo, una organización de tercer grado de jubilados, retirados y  p e n s i o n a d o s ,  u n  g r u p o  i m p o r t a n t e  d e personalidades del ámbito, del cual rescatamos los nombres de Pedro Y. Urrutia, Pedro Facio, Juan Llanos y Teodoro Mösler, en representación de docentes; jubilados de Obras Sanitarias de la Nación; jubilados públicos y de comercio, en general, además de ferroviarios y bancarios, no solo fundaron la primera Confederación de Jubilados del mundo, sino que, a la propia organización de la institución, sumaron la ímproba gestión de dar vida, en la Ciudad de Buenos Aires y desde allí en todo el país, decenas de centros, asociaciones y clubes de jubilados, que, a su vez, se fueron nucleando en Federaciones; Organismos de segundo grado que setenta años después, en el vasto territorio argentino, excederían el número de 200.

En cuanto al número de Centros, cuyo gérmen fue la propia Confederación, aunque ya hubiese, a su creación, entidades de primer grado y algunas de segundo, se estima que alcanzan al día de hoy entre 700 y 900, en la Capital Federal, en tanto que, en t o d a  l a  A r g e n t i n a  a s c i e n d e n  a  l a s 8.5 0 0, luego de llegar a mas de 10.000 organizaciones de primer grado (1.500 debieron cerrar, en la última etapa del regimen macrista, por los aumentos de tarifas de los servicios públicos y otros gastos), siendo la provincia de Buenos Aires, por su dimensión demográfica y extensión, la que alberga alrededor del 40% de ese número, además de vivir allí alrededor de tres de los seis millones y medio de jubilados de ANSeS, a los que se agregan los del Instituto Provincial de Seguridad Social y otros de leyes especiales.

En mas de  72 años de vida confederal, que va de la Presidencia General de Pedro Urrutia, a la actual de Carlos Valle, adquirieron particular relieve una serie de titulares que pasaron por el cargo con singular jerarquía, entre los que se recuerda siempre a Juan Maggiore, Eduardo Salazar, Julio César Trungellito, José Felipe Palacios y, también, a José Iusef, Manuel Cristóbal Olivera y José Carlos Vilches, anterior Presidente, resulta insoslayable la presencia de grandes representantes de los 24 estados provinciales, entre ellos, Oscar Alvarez, Omar Batista, Nolberto López, Carmen Pérez, Beatriz Justiniano, Elida Gallo, María Rosa Giordano, Pina Zagari, Gaba López Contreras, Raul Carrizo, Juan Ramón Carrizo, Bernabé González, Neri Molina, Ricardo Mierez, José Mieres, Delia Barbería, Graciela Pampín, Irma Quintana, Mercedes Costa, Rosa Barría, Ana Benítez, Berta López, Juana López, Celso Ficcoseco, Pedro Abalos, Armando Mazzarelli, Juana Latorre, María  Santillán y Ernesto Ochoa; del Apoderado, Ricardo Capdevila, de Orlando Gallaro y Enrique Box, además de los desaparecidos Italo Martelli, Miguel A. Ochoa, Julio César Boschetti, Emilio Branzani, Luis Cortadi, Carlos Imizcoz, Julio  Liberman, Zárate, Luis Di Salvo,Vicente Forte, Francisco Formento, Faustino Sosa, Manuel Elsegood y un millar mas, en todo el país.

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es FOTO-1-1024x398.jpg

 

Compartinos en